facebook twitter youtube intagram
  • Eduardo Andradas

Gracias 1979

En este octubre socrático, se suman 41 años a 1979, fecha de la puesta en marcha del primer Ayuntamiento democrático en Alcobendas.  Tras las votaciones de abril de ese año para el municipio,fue electo el alcalde Carlos Muñoz Ruíz, procedente del Partido Socialista Popular de Tierno Galván, integrado en el PSOE.

 El primer regidor democrático de la localidad sucediendo a Víctor Muñoz Galán destituido por fuerzas dictatoriales, fusil en mano, el 28 de marzo de 1939. Alegaba en su primer escrito a la ciudadanía, “He venido al Ayuntamiento para lograr una sociedad más justa, más culta, más humana, porque en definitiva el socialismo es justicia, es cultura, es libertad, es honradez”.

En ese Consistorio en coalición con el PCE, se encontraba Artemio Fernández Pastor, cartero y que por una huelga en Correos en 1974, fue condenado por el régimen de Franco a seis meses de cárcel que cumplió. Era el símbolo del traspaso de la administración de los opresores a los oprimid@s y perseguid@s tras 40 años.

Esa Casa consistorial, gestionada en esa legislatura por idealistas como Vicente Escudero Moreno, más libertario que del PSOE, por trabajadores manuales y que en sus biografías les gustaba acentuar ello como Manuel Frutos (Ebanista), Victoriano Balandín (Fontanero), Jesús Andradas (Impresor especialista y procedente del PSOE Histórico de Rodolfo Llopis), Gabriel Sánchez Mora (Trazador/montador), Luis Morales (Albañil, corporación de 1983) por el Partido Comunista, María del Carmen Pérez de Tudela (Auxiliar de clínica), unido a perfiles más técnicos como el de Carlos Muñoz que era médico, Fernando Arnaiz (Administrativo- Corporación de 1983), o Esteban Egea, (Técnico industrial). Además de Pérez de Tudela, quiero mencionar a esas otras dos mujeres valientes que ocuparon una responsabilidad en las concejalías, Teresa Carmona que se hizo cargo de la Comisión de Jubilados y pensionistas y Francisca Gómez Botas (UCD) que estaba en la de Industria.
Ese equipo en el que se encontraban también Gabriel Martínez y José Caballero, pusieron las bases y la raíz de una ciudad saneada, pavimentada, con servicios municipales. Centros de salud, colegios públicos, parques ajardinados, fiestas populares y un ejecutivo solidario con la causa, por su independencia con el Frente Polisario Saharaui, la Revolución Sandinista o contra la invasión imperialista de EEUU contra el gobierno socialista de la Isla de Granada.
Alcobendas se construyó desde los barrios, con la participación de la colectividad, desde los barracones ubicados en la Zaporra o en el légamo del paseo de la Chopera.

En aquella votación de 1979, el PSOE (Aún de inspiración marxista) consiguió el 47.91% de voto, el PCE el 22.01%, la UCD el 20.69%, el localismo derechista el 6.08% y la maoísta Organización Revolucionaria de los Trabajadores el 3.31%.

La gestión de esos resultados en décadas posteriores si merece una reflexión.

41 años ocupan unas cuantas páginas de historia y a la vez de esa Aristotélica poesía que alberga en forma de épica. Como edil de esta corporación actual, solo puedo decir GRACIAS por vuestro legado y mi homenaje en estas letras a todos y todas vosotros y vosotras.